Eliminar varices

Mantén las piernas en alto: Como las varices son venas debilitadas, sin la fuerza que tuvieron antes para devolver la sangre al corazón, es bueno ayudarlas elevando las piernas por encima del nivel de tus caderas, apoyándolas sobre un sillón o cojines.

Cambia de posición: Cuando te duelan las piernas, súbelas. Es muy positivo el efecto que ocasiona descansarlas sobre la pared y mantener esa postura durante dos minutos para que la sangre fluya de las várices hacia el corazón. Repita este ejercicio tantas veces como puedas a lo largo del día.

Eleva ligeramente los pies de tu cama. Esta postura, siempre que no tengas problemas cardíacos o respiratorios, favorece la circulación periférica de las piernas durante la noche y alivia los malestares que ocasionan las várices.

Sin comentarios aún

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.